Cómo hacer el análisis financiero de una empresa en 2017

Hacer un análisis financiero de nuestra empresa es algo que se puede considerar como fundamental porque ayuda a aportar uno de los aspectos clave para que un negocio funcione, que es tomar el control de la situación económica de la compañía y de la posición en la que se encuentra en el mercado con respecto a sus competidores. Esto es algo que tenemos que conocer al detalle si queremos que nuestra estrategia de negocio esté bien enfocada.

Cómo hacer análisis financiero

Para hacer este análisis vamos a necesitar acceso en primer lugar a dos herramientas de la compañía, que son los libros contables y el balance o la cuenta de pérdidas y ganancias.

Los análisis financieros se pueden realizar de dos formas, vertical y horizontal. Si lo hacemos de forma vertical vamos a recoger los datos que se dieron en la empresa en un momento determinado en el tiempo, en el que tendremos que entrar en detalle de todas sus cuentas, siempre usando ese mismo momento, mientras que si optamos por la opción horizontal, tenemos que hacer una comparativa entre dos periodos distintos, que también deben de ser los mismos para todas las cuentas que se analicen.

Una vez nos decantamos por alguna de estas opciones, lo que tenemos que hacer es cotejar los datos que obtengamos y verlos en comparativa con algunos medidores que nos pueden dar datos acerca de si nuestra empresa se encuentra o no en alguna situación. Estos medidores son los siguientes:

  • Ratios de gestión.
  • Ratios de rentabilidad.
  • Ratio de endeudamiento.
  • Ratio de liquidez.

Otro de los puntos clave a la hora de realizar un análisis financiero correcto en 2017 es tener totalmente bajo control el pasivo del balance contable, donde aparecen los acreedores de la empresa. Hay que saber si esas empresas son privadas o públicas, la deuda que tenemos con ellas y el plazo que tenemos para subsanarla.

Ya tendríamos que haber realizado una previsión de los ingresos que tendríamos que obtener en esos periodos, por lo que en el estado de resultados hay que confirmar que los números han sido los esperados. Aquí también tenemos que ver que los gastos hayan sido los que se esperaban y hacer análisis que nos sirvan para saber los que tendremos en el futuro.

Finalmente podemos conocer si vamos por buen camino con nuestra compañía o con la que estamos analizando si calculamos el Valor Actual Neto y la Tasa Interna de Rendimiento.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *