La OCU denuncia al Banco Popular y al BBVA por cláusulas abusivas.

Cuando concierta con una entidad bancaria un contrato de hipoteca o de una cuenta corriente, no tiene alternativa y debe admitir varias cláusulas que se considerarían como abusivas.

Por ejemplo, que la entidad solamente aplique las caídas de los intereses a su préstamo hipotecario si el hipotecado lo solicita expresamente.

Así, que la Organización de Consumidores y Usuarios va a llevar a los juzgados a las entidades bancarias por este tipo de cláusulas.

La inventiva de las entidades financieras es fructífera y desgraciadamente las cláusulas abusivas han vuelto a aparecer en los contratos de cuentas corrientes, hipotecas, bancos online y tarjetas.

La nueva generación de estas cláusulas abusivas llena el espacio libre por las que elimino la organización, desde una dilatada batalla en los juzgados.

Esta vez la OCU se enfrenta con dos grandes oponentes: el Banco Popular y el BBVA. Si alguna de las más de cincuenta cláusulas denunciadas, es declarada como abusiva, otras entidades que igualmente la incluyen en sus diferentes contratos, tendrían que eliminarlos.

Generalmente, este tipo de cláusulas que la Organización de Consumidores y Usuarios lleva a los juzgados, son de una superioridad asombrosa, algunos ejemplos son:

Si adquiere una vivienda con una hipoteca, y quiere realizar en esta actividad empresarial indeterminada necesita que la entidad le conceda un permiso específico.

La entidad puede cobrarse cualquier deuda de los productos suscritos, inclusive si lo comparte con otro titular, que no tenga nada que ver con la deuda.

La entidad si baja los intereses, no podría aplicar dicha bajada, si no lo solicita expresamente 10 días antes de la correspondiente revisión.

La entidad puede acordar en su nombre, otros de sus productos, sin pedirle permiso.

La entidad podrá tratar su información personal, para cualquier fin, distinto a los incluidos en el contrato.

La entidad se reserva un periodo indeterminado, para admitir o no, una orden que se dé de manera online.

La solución de la hipoteca inversa

La hipoteca inversa esta destinada a las personas mayores con unos ingresos insuficientes para mantener su calidad de vida.
Pero para ser más concretos nos vamos a basar en la ley 41/2007 para definir que es realmente una hipoteca a la inversa:

Concretamente la Ley 41/2007, que regula este tipo de préstamos hipotecarios, define la hipoteca inversa de la siguiente forma:
Préstamo hipotecario de una vivienda del solicitante en la cual la persona propietaria es mayor de 65 años y cobra de forma periódica una remuneración, la cual se exigirá tras la muerte del solicitante.

Para hacerlo más sencillo, tenemos que decir que la hipoteca a la inversa va dirigida a las personas mayores de 65 años, las cuales a cambio de una ingresos extras mensuales hipotecan su vivienda, a la vez que pueden seguir viviendo en la misma hasta su muerte, la cual podrá ser recuperada por sus herederos si se paga la deuda hipotecaria obtenida durante el tiempo de ejecución de la hipoteca inversa.

Por otra parte, se recomienda contratar un seguro de rentas vitalicias. Esto es debido a que hay ocasiones en las que la persona vive más de lo calculado, lo que hace que se quede sin ingresos al final de su etapa.

Para ser más concretos, hay que decir que la hipoteca inversa hace que el banco pague unas mensualidades al propietario, a cambio del piso tras el fallecimiento de la persona para recuperar dicho dinero, o a cambio de que los herederos devuelvan el dinero y los intereses a la entidad.

El plazo de este tipo de hipotecas ronda los 10 a 20 años, mientra que el interés es fijo, al cual se le puede sumar una comisión de apertura.

Las ventajas son:

El contratante puede recibir un dinero mensual a cambio de la vivienda tras su fallecimiento, lo que le permite tener una mejor calidad de vida durante sus últimos años de vida.
No se pierde la propiedad.
No se exige aval para disfrutar de la misma.
El dinero que se recibe se puede gastar en lo que el destinatario quiera.
Disfrutará de ventajas fiscales.

Como en todo también hay desventajas, las cuales son las siguientes:

Hay que informar bien a las personas mayores para evitar susto futuros.
La entidad muchas veces obliga a los herederos a firmar, lo que hace que muchas veces los mismos no estén de acuerdo con esta situación.
El coste del seguro de rentas vitalicias es caro, por lo que puede restar beneficios a este tipo de hipotecas. Mientras si el mismo no es contratado y la persona vive más años de lo pactado, se puede encontrar en que deja de recibir estos ingresos extras, por lo que siempre se recomienda contratar este seguro.

Si se quiere cancelar la hipoteca a la inversa antes de tiempo, hay que pagar comisiones por desentimiento y la compensación por riesgo de interés, el cual puede llegar a ser del 4%.

Es por todo ello, que los pensionistas pueden tener en este modelo una forma de financiación en sus últimos años, la cual añadir a sus pensiones, aunque este método todavía no es muy ofertado por parte de las entidades bancarias.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *