Las hipotecas no varían los requisitos y se mantienen caras

El próximo encarecimiento del interés hipotecario es consecuencia tanto de la eliminación de la desgravación por la adquisición de vivienda como por la aguda lucha por atraer depósitos.

Las entidades financieras han tolerado en malograr sus ganancias, con el fin de sostener la lucha en la remuneración de sus productos de ahorro. Pero la dura competencia, ha hecho estragos, y la subida de interés de los préstamos es actualmente la única salida para recompensar algo del daño provocado.

El activo, en este caso, ha costado muchos menos que el pasivo, sostenido mayormente con la liquidez proporcionada por el Banco Central Europeo.

Asimismo, el resultado del alza del interés se aprecia sobre todo en el margen del pasivo (depósitos), ya que el activo, concretamente la repreciación de las hipotecas normalmente son anuales.

Progreso del Euribor

Junto a los requerimientos que fija la cuenta de resultado, la subida del Euribor es otro elemento que va a favorecer a la subida de los préstamos hipotecarios.

Por una parte, la escasez de liquidez ha sustentado su apreciación en los últimos doce meses, en el que el índice de referencia más importante se ha incrementado un 0,294% en 2010.

Pero ahora, se aproxima una perspectiva del alza de los índices de referencia en la eurozona, desde mediados de 2010 en un 1%, un dato mínimo en la historia.

Jean Claude Trichet, el presidente del BCE, ha reconocido hace unos días su inquietud por la inflación en la eurozona, lo que impulsa la subida de tipos.

El progreso del Euribor será ineludiblemente al alza, se estima que el Euribor termine el año entre un dos y el 2,3%.

Si bien, la cuantía promedio de un préstamo hipotecario durante este año no advertirá, en cifras generales, aumentos considerables.

En el ejercicio pasado el Euribor consiguió unas cifras históricas a la baja, por lo que es inevitable un progreso alcista a medio y largo plazo, y sus consecuencias negativas en las mensualidades, lo que proporcionará nuevas oportunidades a las hipotecas con intereses mixtos o fijos.

Las hipotecas fijas, popularmente no han tenido mucha difusión. Su mejor plazo, sus términos y tipos más elevados, difícilmente enmendaban las cualidades de las hipotecas variables.

No obstante, puede merecer la pena hacer cálculos en las hipotecas mistas, según el periodo de amortización, en un panorama al alza, aunque al principio la mensualidad resulte más alta.

Por su parte, Barclays brinda en los primeros tres años un interés fijo del 2,95% (más alto que la mayoría de los préstamos hipotecarios variables) y a partir del 4º año un interés de Euribor + 0,45.

Tan verdad, es como la tendencia alza que se pronostica en los próximos meses para el Euribor, será el rigor con que este ejercicio, confieran las entidades los préstamos hipotecarios.

Así que la financiación hipotecaria para adquirir una casa continuará siendo un espacio limitado para las carteras más solventes.

Cuota de su hipoteca en la próxima revisión

Una de las preguntas que se formulan los hipotecados al ver o leer algunas noticias financieras es: ¿Subirá o bajará la mensualidad de mi préstamo hipotecario en la siguiente revisión?

La respuesta dependerá de 3 aspectos diferentes:

Los términos de cada préstamo hipotecario en cuestión.
El progreso mensual medio del índice de referencia (normalmente el Euribor).
Una simulación con una calculadora de la mensualidad hipotecaria, que nos calcule el recuadro de amortización.

De la hipoteca en vigor, tendrá que tener su escritura rubricada en su día y el último justificante de pago. Algunas veces solo es suficiente el último justificante, si contiene la información detallada.

Fundamentalmente necesita saber el índice de referencia (IRPF, Euribor, Ceca, etc.), el diferencial, el día de la rúbrica del préstamo hipotecario, la cuantía inicial solicitada y la deuda pendiente en la fecha de revisión.

Supuesto.

El 10 de enero de 2006 contratamos un préstamo hipotecario de 200.000 euros a tipo de interés de Euribor más 1, con un vencimiento a 30 años, la mensualidad se abona a principios de mes y finaliza el 1 de febrero de 2036. Para los cálculos se utiliza el Euribor del mes anterior.

El próximo uno de febrero es la fecha de su próxima revisión, y se actualizará con el Euribor de diciembre, ya que el de enero saldrá publicado del uno al cinco de febrero. El Euribor en diciembre se ubico en el 1,526 %.

Al aplicarse un interés de Euribor más 1, por lo tanto, a partir de de esta revisión abonaremos un interés del 2,526%.

Todavía tenemos una deuda pendiente que asciende a 181.263 euros, en cinco años hemos pagado 18.737 euros y nos restan 25 años para saldar nuestra deuda.

En la actualidad abonamos una mensualidad de 790 euros. ¿Cómo se calcula la nueva cuota?

Usamos una calculadora de mensualidades e indicamos la información necesaria:

Cuantía pendiente de la hipoteca: 181.263,66 euros.

Periodo restante: 25 años.

Interés: 2,526%.

Y obtenemos como resultado una mensualidad de 815,55 euros. Por lo tanto la mensualidad se incrementa en 25 euros, lo que representará un incremento anual de 300 euros.

Por lo tanto, es bastante sencillo anticiparnos a la mensualidad de la siguiente revisión, evidentemente con un resultado aproximado ya que el Euribor es un dato también estimado.

 

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *