A la hora de renovar una casa para convertirla en un mejor espacio para vivir, es común hacer planes que no están dentro de tu presupuesto inicial. A menudo, después de la finalización de todas las renovaciones de tu hogar, los visitantes te dicen que hicieron uno o más encargos similares por un precio más bajo. Lo hemos vivido, y no es la mejor sensación. Para ahorrarte estos momentos, te damos siete consejos para ahorrar dinero mientras renuevas tu casa. Estas son algunas de las medidas más fáciles que puedes tomar cuando estás preparando tu casa para un cambio de imagen.

1. Es hora de sudar

Las renovaciones pueden ser el mejor momento para que uses tus habilidades de bricolaje. La mano de obra es algo que tiene un coste y hacer algunos de los trabajos que no requieren habilidades especiales puede ayudar si estás tratando de ahorrar es una buena idea. Varios estudios de casos de renovación muestran cuánto dinero puede ahorrar la gente con sólo pintar ellos mismos sus casas y las cantidades se disparan. Si puedes conseguir familiares/amigos que te ayuden o contratar a un trabajador independiente por un precio más bajo para hacer la limpieza, por ejemplo, entonces puedes reducir el precio de las renovaciones de tu vivienda.

2. No reemplaces todo

La gente a veces tiene la idea de que las renovaciones significan reemplazar todo con cosas nuevas. Si tienes esta noción también, entonces probablemente deberías reconsiderarlo. Busca muebles o cualquier otro accesorio para el hogar que valga la pena conservar. Podrían ser las sillas, una mesa de estudio u otros artículos como estos. Reutilizarlo evitará que pierdas dinero comprando nuevos productos. No querrás terminar dándote cuenta del valor de algo después de haberte deshecho de él. Piénsalo detenidamente a medida que clasifiques lo que necesitas y lo que hay que conservar.

3. Consigue algo de dinero por lo viejo

Antes de deshacerse de los objetos, busca ofertas de intercambio en tu región donde puedas conseguir productos a precios más bajos del distribuidor a cambio de tus productos viejos. Una cosa más que puedes hacer es poner tus cosas viejas a la venta. Si eres una persona ocupada, anuncia tus productos viejos en los sitios web de “comprar y venta”.

4. Compra de segunda mano

Si tu presupuesto es ajustado, entonces comprar productos de segunda mano no es una mala opción. Pensar que los productos de segunda mano están por debajo del estándar es común, pero no es correcto. Fácilmente puedes encontrar productos de segunda mano que necesitas a precios razonables. Hay sitios web que venden estos productos y ofrecen artículos reacondicionados con un período de garantía limitado para devolverlos si hay un defecto.

5. Existen alternativas

No confíes en una marca o compañía en particular para tus necesidades de compra. Entendemos que es posible que tengas tus favoritos, pero hay alternativas si esas marcas no se ajustan a tu presupuesto. Los productos con precios más bajos no necesariamente tienen menos calidad. De hecho, deberías buscar nuevos fabricantes ya que a menudo ofrecen sus mejores productos a precios comparativamente más bajos.

6. Compra con inteligencia

Comprar productos alternativos es una buena opción, y se vuelve aún mejor cuando tienes la opción de comprarlos en tiendas alternativas. No compres sólo en tiendas locales. Utiliza la ayuda de sitios web de comparación que buscan los precios de los mismos productos, incluyendo muebles, pintura, etc., y te sugieren la mejor tienda para comprar los artículos de tu elección a los precios más bajos. En lugar de visitar las tiendas, también puedes usar los comercios electrónicos para hacer pedidos y recibir los productos directamente en la puerta de tu casa, a veces sin costo de entrega.

7. Mira más allá del “ahora”

A veces nos olvidamos de que podemos ahorrar a largo plazo invirtiendo en productos que duren mucho o consuman menos energía. La instalación de calentadores solares, un sistema para recoger agua de lluvia y la compra de productos eléctricos eficientes pueden ahorrar una buena cantidad de dinero a lo largo de los años. Los productos que requieren menos mantenimiento o menos reemplazos pueden ahorrar dinero. Para comprar estos productos puede que tengas que gastar un poco más, pero teniendo en cuenta que son duraderos y te evitan gastar en sus reemplazos durante años, no dudes en invertir en ellos.

Estos son siete consejos para ahorrar dinero mientras renovamos una casa. Puede utilizarlos y comprobar su eficacia por ti mismo.