Hay algunas situaciones en las que las personas que ya se encuentran percibiendo una prestación por desempleo puede optar a recibir otras subvenciones. Vamos a ver a continuación las más importantes que hay a día de hoy.

Pedir una beca cobrando el paro

La realidad es que se puede cobrar el paro y pedir una beca al mismo tiempo siempre y cuando la misma sea de tipo formativo, lo que quiere decir que la finalidad de la subvención debe ser la de hacerse cargo de los gastos que generan los estudios de una persona, como pueden ser por ejemplo el alojamiento, la manutención o el transporte.

En resumidas cuentas, si la beca que quiere solicitar es para hacer cursos de formación ocupacional o para hacer prácticas en entidades públicas o privadas puedes pedirla al mismo tiempo que estás cobrando una prestación contributiva, incluso también el propio subsidio por desempleo.

En el lado contrario están las becas que sirven para pagar por nuestro servicios en una empresa mientras que estamos realizando prácticas, que no serían compatibles con la prestación contributiva, ya que estamos realizando un trabajo. Lo que tienes que tener en cuenta ante una situación como esta es que realmente estés ante una beca y no un contrato en prácticas o contrato de formación.

Pensión de incapacidad permanente y paro

Hay algunos casos en los que sí se puede cobrar la incapacidad permanente y el paro al mismo tiempo, pero no en todos, depende del grado de invalidez:

Incapacidad permanente absoluta y gran invalidez

En este casos el trabajador no puede realizar ningún tipo de trabajo, como consecuencia no se puede recibir una prestación contributiva ya que no se podrá estar en situación de desempleo ni de búsqueda de empleo.

Incapacidad permanente total para la profesión habitual

En este caso, el trabajador no puede realizar su actividad habitual pero si otras por lo que si acumula cotizaciones de un mínimo de 360 días, podría llegar a cobrar una pensión de incapacidad permanente total al mismo tiempo que el paro.

Viudedad y prestación contributiva

Es totalmente posible cobrar la prestación contributiva o subsidios por desempleo al mismo tiempo que una pensión de viudedad, siempre y cuando los ingresos no superen el 75% del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que en 2018 está fijado en 551,92 euros al mes.

También puede darse el caso de que la pensión de viudedad no supere esta cantidad pero que tenga asociado un complemento a mínimos. Para estas situaciones se puede renunciar al complemento para no percibir renta superior al 75% y hacer compatible el cobro del subsidio y la pensión.

Ayudas por hijo a cargo y prestación por desempleo

Las ayudas por hijo a cargo se otorgan por parte de la Seguridad Social para los casos en los que existe insuficiencia de renta y son perfectamente compatibles con la prestación por desempleo.

Jubilación y paro

En el mismo momento en que el trabajador llega a la edad de jubilación deja de percibir las ayudas por desempleo, por lo que no deben de ser compatibles.

Es cierto que a pesar de esto existen algunas excepciones como:

  • Si se llega a la edad de jubilación pero la Seguridad Social certifica que no se tienen los requisitos necesarios para cobrar la pensión por jubilación.
  • Si la persona se jubila de manera parcial o en otro país.

Indemnización por despido y paro

Lo normal siempre y cuando el despido no haya sido disciplinario, es que el trabajador reciba una indemnización por despido. El mero hecho de haber dejado de trabajar de forma involuntaria hace compatible el subsidio por desempleo con la indemnización por despido.

Si no se tienen las cotizaciones suficientes no se tendrá en cuenta la cantidad percibida en concepto de indemnización para calcular los ingresos, ya que no deben superar el 75% del SMI para poder beneficiarse de las ayudas.

Hay otro aspecto a tener en cuenta y es que a pesar de que esas cantidad no se tenga en cuenta para el cálculo de ingresos, los intereses que se puedan generar en el banco, si tendrán que tener en cuenta para determinar las rentas.

Más situaciones compatibles con el paro

Hay otras situaciones con las que también es posible compatibilizar el paro y son:

Cobrar el paro mientras se está trabajando

Aunque parezca raro, la realidad es que es posible cobrar el paro mientras se está trabajando, siempre que ese trabajo sea a tiempo parcial. Lo que se hace en estos casos es que la cantidad percibida por el subsidio o el paro se verá reducida en proporción a la jornada de trabajo que se esté realizando.

En caso de que se obtenga un trabajo a tiempo completo, es incompatible con la prestación, por lo que se suspenderia y podría volver a reanudarse si el trabajador vuelve a estar en situación legal de desempleo, ósea en el paro, y cumple con las cotizaciones necesarias para recibirla de nuevo.

Cobrar el paro mientras se está desempeñando un cargo público

Pasa exactamente lo mismo que con el trabajo, si el cargo público se está desempeñando a tiempo parcial, se puede cobrar al mismo tiempo el paro con la cantidad proporcional a la jornada reducida.

Si por el contrario te dedicas a estos menesteres de manera exclusiva no podrás cobrar la prestación, siempre que obtengas remuneración por ello.

Hay algunas personas que solo reciben ciertas cantidades por acudir a reuniones y no trabajan ni siquiera a tiempo parcial, por lo que como puedes imaginar en esta situación sí que será compatible mientras que el demandante cumpla con las obligaciones suscritas en el compromiso de actividad.

Cobrar el paro teniendo una empresa

Se puede cobrar el paro teniendo participaciones y acciones en una sociedad siempre y cuando no se realice actividad laboral en la misma.

Lo que sí hay que tener en cuenta son los ingresos percibidos para cobrar el subsidio por desempleo, ya que no se pueden superar los límites previamente establecidos.

Prácticas de la universidad y cobrar el paro

Puede ser que se tenga un contrato en prácticas con un convenio entre la universidad y la empresa, situación en la cual se podría compatibilizar el cobro de las prestaciones por desempleo mientras que no haya una dedicación exclusiva y se siga realizando una búsqueda activa de empleo.

También hay prácticas que requieren dar de alta al becario en la Seguridad Social, en este caso si la dedicación es a tiempo completo, el cobro de las prestaciones sería incompatible.