En los últimos tiempos la cadena de comida rápida KFC ha vuelto a utilizar en sus campañas de publicidad al Coronel Sanders, ese hombre de barba y traje blancos que aparece en sus embalajes. Pero hay algo que muchas personas no saben y es que este Coronel no es un personaje ficticio como el payaso de Mcdonalds o el Rey de Burger king, sino que fue una persona de verdad, un auténtico emprendedor del que vamos a hablar hoy, ya que merece la pena conocer algunos aspectos de su personalidad y sus actos que fueron cruciales para la historia de la marca.

  1. Se le dieron mal los negocios durante la mayor parte de su vida. Antes de dedicarse a hacer pollo frito, trabajó como abogado, vendedor de seguros, comercial vendiendo lámparas y también llantas de coche, en todos esos trabajos fracasó de manera estrepitosa. Siempre tuvo fama de jugador empedernido y de acabar bastantes discusiones a golpes. Al principio esos hábitos importaban poco porque nadie le conocía, el problema es que continuó con ellos cuando ya era el portavoz de la marca.
  2. Un día defendiendo KFC, disparó a una persona. Sanders compró una gasolinera que en la que montó una cafetería, hizo un gran cartel para atraer clientes y el dueño de una gasolinera cercana se enfadó, y decidió pintar sobre ese cartel. Sanders advirtió a Stewart de que no lo volviera a hacer o le dispararía y este último hizo caso omiso de la advertencia y volvió a hacerlo. Finalmente Sanders persiguió a Stewart apuntándole con un arma y en todo ese barullo murió el gerente de la gasolinera, además Stewart también recibió un disparo en el hombro. El que fue a la cárcel fue Stewart por homicidio imprudente.
  3. Era infiel a todas sus mujeres. KFC ha estado usando algunas de las actitudes del Coronel para dar una imagen divertida del mismo como personaje, pero hay algunos detalles que prefieren no recordar, como por ejemplo que al fundador de la marca le gustaba ser infiel con las camareras de sus restaurantes. Hubo una de ellas que fue muy importante en su vida, Claudia Lexington, que fue la persona que le apoyó para que cambiara su cafetería tradicional para convertirla en la marca que es hoy en día KFC. El ya estaba casado y dejó a su primera esposa por Claudia, a la que también le fue infiel en múltiples ocasiones.
  4. El título de Coronel no era real. Muchas personas piensan que se llama Coronel porque sirvió en el ejército, pero realmente es un título que se suele otorgar en Kentucky a las personas que han sido importante en la comunidad. La primera vez que se lo dieron fue en 1935 y repitió en 1949. Después en los años 50 fue cuando empezó a trabajar su marca, tiñó su barba de blanco y se mandó fabricar el icónico traje que todos conocemos, para empezar a vender su receta secreta por todos los restaurantes de la zona sur de Estados Unidos.
  5. Cuando vendió KFC, solo obtuvo 2 millones de dólares de beneficio. Sanders vendió el negocio en 1964, cuando esa cafetería que fue en principio se había convertido en un negocio de franquicias. En ese momento Sanders tenía 74 años y no se encontraba con fuerzas para liderar el crecimiento de la marca. En ese momento el trato no fue del todo malo, ya que 2 millones de dólares en aquellos años eran una gran cantidad, además, de que se le asignó un sueldo de por vida por ser la imagen de la marca. El problema fue que justo en ese momento la empresa empezó a cotizar en bolsa y a ganar millones, por lo que el Coronel sintió que le habían engañado. Incluso en alguna ocasión, hizo apariciones públicas en las que criticó la gestión de la marca.
  6. Hizo un intento de demanda a KFC por 122 millones de dólares. Hubo un momento en 1971 en el que Sanders quiso abrir su propio restaurante con una temática parecida, a lo que la franquicia se negó por el contrato de imagen que tenían firmado, en ese momento el Coronel puso una demanda por 122 millones y se inició una batalla legal que terminó con un pago de un millón de dólares a cambio de que el Coronel dejara de hacer ese tipo de apariciones desprestigiando a la marca públicamente.
  7. La receta secreta de KFC no es la original de Sanders. En sus origines, Sanders vendió la calidad de su receta de pollo con 11 hierbas, pero el propio Coronel dijo varias veces públicamente que KFC había dejado de usar esa receta original. No es posible comprobarlo ya que esa receta es algo que KFC guarda con mucho recelo, ellos cuentan que la tienen incluso manuscrita por el propio Coronel guardada a buen recaudo. Lo que está claro es que Sanders no aprobaba el menú de los restaurantes después de su venta, incluso dijo a The New Yorkers que no le daría el menú de KFC ni a sus perros.