Lo más probable es que hayas llegado hasta aquí porque tienes algún dinero ahorrado y estás pensando dónde puedes invertir para sacarle algo de rentabilidad, y has llegado al lugar correcto porque te vamos a hablar de las mejores opciones que tienes disponibles en este momento.

Conoce qué tipo de inversor eres

El tipo de inversor que somos está directamente ligado con lo que podamos arriesgar, y en esto es algo que van a entrar tanto elementos cuantitativos como subjetivos. Al conocer nuestro perfil, vamos a poder hacer estimaciones entre los riesgos que podemos asumir y los beneficios que queremos obtener. Los perfiles son:

  • Arriesgado: Normalmente este tipo de inversor es más avanzado, porque ya conoce y ha operado anteriormente con asiduidad en los mercados financieros. Tiene una mayor disposición a arriesgar capital para obtener beneficios. La inversión más común en este tipo de inversor es en renta variable con plazos cortos o muy cortos.
  • Conservador: Este tipo de inversor prefiere tener su capital protegido aunque esto conlleve obtener una rentabilidad menor. Lo normal es que haga inversiones en renta fija a medio-largo plazo.
  • Moderado: Estamos ante un término medio de los dos anteriores, ya que lo que quiere es recibir una rentabilidad alta pero sin tener que arriesgar demasiado. Hará inversiones en renta fija y normalmente a medio-largo plazo.

Si algo tienen que tener claro todos los inversores, es que no es posible invertir sin riesgo, en todas las operaciones corremos alguno y aunque es posible reducirlo porque hay productos que tienen menos, nunca va a ser 0.

También es bueno que sepas que esta no es la opción adecuada si necesitas conseguir dinero rápido. Las inversiones que realices van a producir beneficios al pasar de los meses o incluso los años, dependiendo de la opción que selecciones. Además de las cosas que están en tu mano, las inversiones también dependen de otros factores como los macroeconómicos y otros que se escapan por completo a nuestro control.

¿Cual es la mejor opción que tengo para invertir?

Para saber esto debes realizar un estudio concienzudo de las opciones que tienes disponibles y tomar una decisión en base a factores como el riesgo, la rentabilidad o el grado de liquidez del que dispongas.

En definitiva, tienes que tener claro el dinero que puedes arriesgar, los objetivos que te has planteado conseguir y qué conocimientos tienes en el mundo de las inversiones.

Si no has hecho esto antes no te preocupes, es normal que te encuentres un poco desbordado, puedes empezar visitando la web de la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios), en la que tienen una herramienta para determinar cual puedes ser la mejor inversión para cada caso, que puedes visitar en este enlace.

Ten muy en cuenta lo que hemos hablado más arriba, las inversiones son algo que no se puede controlar, los riesgos están ahí y puedes perder una cantidad impredecible, incluso perderlo todo, por lo que solo debes invertir el dinero que no necesites para tus necesidades.

Como consejo intenta no invertir todo en el mismo sitio, es mucho mejor repartir las inversiones en una cartera de valores variada, así se reducen los riesgos de pérdidas, ya que si una inversión no te funciona, puede que otra si y se compensen las pérdidas.

Mejores opciones para invertir

Ahora que hemos hecho esta introducción, vamos con las posibilidades de inversión que tienes:

Acciones

Las acciones son títulos valores que generan algunas empresas para poder obtener financiación. Las personas que adquieren esas acciones, obtienen con ellas derecho a cobrar dividendos si la empresa los reparte y obtener beneficios.

La inversión de este tipo lo que busca es comprar estos títulos a un valor para luego venderlos a un valor superior, y también recibir dividendos en los casos en los que ocurra. Las transacciones de este tipo suelen ser rápidas, por lo que estamos ante inversiones con un alto grado de liquidez.

El potencial de rentabilidad es bastante alto a medio-largo plazo, pero también lo es el riesgo, porque estamos en un mercado volátil que depende totalmente de factores económicos, políticos y sociales.

No es necesario disponer de un gran capital para poder empezar, pero si hay que tener en cuenta que hay que pagar comisiones por realizar las operaciones, por lo que si la inversión va a ser pequeña tienes que valorar si va a merecer la pena.

Para invertir en acciones lo mejor es conocer este campo.

Bonos

En este caso lo que adquirimos con los bonos son títulos de deuda e empresas, gobiernos y otras entidades que son emitidos con el objetivo de financiarse. Estos bonos otorgan al propietario de los mismos el derecho a recibir pagos de forma periódica de los intereses, que son determinados con anterioridad y que se pagan de forma constante durante la vida del bono.

Este tipo de inversión tiene como objetivo obtener una renta por los pagos periódicos de intereses. El potencial de rentabilidad es alto, pero no tanto como en las acciones. Para este tipo de inversión no es necesario tener unos conocimientos muy avanzados.

Es considerada una inversión de bajo riesgo, ya que se sabe con anterioridad el dinero que se va a recibir en forma de intereses y no se va a variar hasta el momento del vencimiento.

El inconveniente mayor que tienen los bonos es que normalmente no suelen estar asegurados por entidades gubernamentales por lo que si la empresa en la que los hemos adquirido quiebra, puede que no cobremos las cantidades acordadas.

Opciones binarias

Las opciones binarias cada vez son más conocidas y de hecho su popularidad se debe en parte a que parece sencillo realizar esta inversión, pero es fácil que pierdas tus ahorros si no sabes invertir correctamente, por lo que no te recomendamos lanzarte a la piscina sin conocimientos.

Las opciones binarias consisten en seleccionar un activo o una moneda y apostar por que su precio va a subir, lo que es conocido como opción CALL, o por el contrario también podemos apostar porque su valor va a bajar, que se conoce como opción PUT. Es un sistema que se parece al típico de pujas y la importancia principal reside en lo rápido que realicemos la gestión.

Si la operación sale bien se pueden conseguir rentabilidades entre el 50% y el 80%, pero también es cierto que se puede perder todo el dinero invertido, por lo que estamos ante un tipo de inversión de alto riesgo a plazo corto, donde las operaciones pueden decidirse en cuestión de minutos.

Si finalmente decides invertir, busca una página que esté autorizada y que sea de calidad para evitar fraudes o problemas de todo tipo.

Fondos de inversión

Estas inversiones las realizan profesionales con el dinero de otras personas, todo ese dinero se une para obtener una rentabilidad y poder repartirla posteriormente entre todos los inversores que forman parte del fondo.

Al igual que pasa cuando hacemos inversiones de forma individual, existen fondos para todo tipo de inversores en base a si se es conservador, moderado o arriesgado, por lo que puedes encontrar uno que se adecue a tus necesidades.

Depósitos a plazo fijo

Es una de las opciones más populares para inventar entre las personas que están buscando algo fácil y con seguridad. Es muy sencillo de hacer, la entidad financiera te va a ofrecer una rentabilidad determinada a cambio de que tengas una cantidad de dinero durante un tiempo concreto en esa entidad. Lo que vas a cobrar son los intereses cuando se cumpla ese plazo. Si necesitas el dinero antes de llegar al plazo, puedes recuperarlo normalmente pagando una penalización que no afectaría a la cantidad inicial.

Es una de las inversiones más seguras que se pueden realizar porque se sabe desde el primer momento el interés que se te va a pagar y cuando vas a recibirlo.

Microcréditos

Este tipo de crédito se da a en forma de préstamo a colectivos que tienen dificultades para conseguir financiación por el resto de medios a los que estamos acostumbrados. En un principio fueron entregados sobre todo a mujeres que querían empezar algún proyecto. En este momento este tipo de créditos se entregan también a personas que necesitan financiación para un proyecto que pueden pagar, aunque no disponen de todo el capital en ese momento.

Lo mejor si vas a realizar una inversión en algún proyecto es que no destines todo tu capital al mismo, sino que lo hagas en varios. De esta forma se reducen los riesgos y se pueden llegar a tener más ganancias. Es de lógica pensar que si has diversificado tus inversiones y uno de los proyectos en los que tienes metido capital falla, no vas a perderlo todo.

Este tipo de inversiones también pueden hacerse a corto, medio y largo plazo, aunque también es recomendable que busques rendimientos a plazos diferentes, cosa que te va a permitir recibir dinero en diferentes momentos.

Crowdfunding

Es muy probable que ya hayas escuchado hablar del Crowdfunding porque desde hace años se ha convertido en un medio muy popular para invertir y también para recibir financiación.

El Crowdfunding consiste en financiar un proyecto de manera colectiva, normalmente valiéndose de plataformas web que están preparadas para gestionar todo el tema. No es necesario la intermediación de entidades financieras. Estas plataformas ponen en contacto a las personas que pueden estar interesadas en realizar la inversión con los hacedores de los proyectos de manera directa.

Hay varios tipos de recompensas que se pueden recibir cuando inviertes en un proyecto de este tipo, por eso hay cuatro tipos de Crowdfunding para diferenciarlas:

  • Crowdfunding: En este caso se recibe algún tipo de recompensa, ya sea en forma de un producto, o un servicio por ejemplo.
  • Crowdinvesting: Aquí invertimos para recibir acciones o participaciones de la empresa. Es una inversión que se considera a medio-largo plazo.
  • Crowdlending: Es un préstamo que se hace para recibir un interés a cambio del dinero que se haya prestado. Todo va a depender de la cantidad y los plazos de devolución.
  • Crowdonation: Son donaciones, por lo tanto no se espera nada a cambio de ellas.

Cada plataforma de este tipo funciona de una forma distinta, pero normalmente el procedimiento suele ser el mismo y es bastante fácil tanto para inversores como para emprendedores:

  1. La persona que tiene el proyecto lo manda a la plataforma con una buena descripción para que todo el mundo pueda saber bien de qué se trata, con todo lujo de detalles. También tiene que explicar muy bien las recompensas que ofrece y el importe que necesita cubrir.
  2. Justo después la plataforma elegida para financiar ese proyecto tiene que valorar el mismo, para publicarlo en caso de que cumpla con las normas. En esa publicación vendrá especificado el tiempo que hay para alcanzar la cantidad requerida.
  3. Cuando esté publicado serán los propios emprendedores los que tendrán que promocionarlo para llegar al objetivo.
  4. Cuando el plazo termina se cierra el proyecto, si se ha conseguido la financiación se entrega a los emprendedores, y si no se ha llegado a la cantidad mínima, se devolverá el dinero a los inversores.

Sector inmobiliario

Es una de las inversiones más típicas que se han realizado siempre, consiste en comprar un inmueble, como por ejemplo una casa, un piso, un local, un terreno, etc, para después venderlo por un precio mayor al que lo compramos o alquilarlo para obtener una renta fija.

Es cierto que a priori puede parecer fácil este tipo de inversión, pero hay que tener un buen capital para poder hacer estas operaciones correctamente y también conocimientos de cómo está el mercado para no equivocarnos al elegir el inmueble o al venderlo.

Lo bueno es que el riesgo de esta inversión es bajo y suele ser bastante rentable, es muy complicado que los bienes inmuebles pierdan valor, y en los casos en los que ha ocurrido esto, por ejemplo por la crisis, han vuelto a recuperarse con el tiempo.

Business Angel

Los business angels se dedican a buscar proyectos que vayan a lanzarse al mercado, buenas ideas que tengan pinta de que pueden llegar a triunfar o empresas que se hayan creado recientemente pero que tengan buenas perspectivas. El objetivo es hacer una inversión en ellas a cambio de acciones, de esta forma la empresa puede crecer más rápido y ellos pueden conseguir grandes beneficios con una baja inversión inicial.

El riesgo es bastante alto en este caso, ya que nadie puede asegurar que un negocio o una idea vayan a funcionar. Lo normal por estadística es que las empresas quiebren antes de los 3 años, por lo que en todo caso estaríamos ante una inversión a largo plazo y con un riesgo alto.

Montar un negocio

Cuando hablamos de montar un negocio, podemos empezarlo desde cero nosotros mismos, comprar uno que ya esté en funcionamiento o ofrecer financiación a otra personas para que lo monte. Si estás pensando en esta posibilidades, vamos a ver algunos puntos que deberías tener en cuenta:

  • Tienes que estar bastante al día sobre la idea de negocio que tienes o el tipo de negocio en el que quieres invertir.
  • Es muy importante el negocio que vayas a montar, por lo que cuando hayas recopilado toda la información posible estudiarla con detenimiento y mira muy bien la viabilidad del proyecto.
  • Siempre intenta organizar detalladamente las tareas que hay que realizar y qué objetivos tienes.
  • Haz una planificación minuciosa del presupuesto y los gastos.
  • Invierte lo máximo posible en marketing. Que te conozcan y te compren es lo más importante para cualquier negocio.

En el caso de que el negocio que montes funcione, vas a obtener una rentabilidad alta, pero como puedes imaginar, el riesgo es alto, ya que no sabemos con exactitud si va a funcionar.

Montar una franquicia

Una franquicia es la oportunidad que nos da una empresa como franquiciados de abrir un local usando su marca y sus metodologías de trabajo, proveedores, etc.

Puedes encontrar franquicias de muchos tipos, restaurantes, hoteles, agencias de viajes, etc. En nuestra misma web tenemos un apartado en concreto dedicado a las franquicias.

Cuando adquirimos una franquicia partimos con ventaja ya que el nombre de marca ya es conocido y partimos con credibilidad ante los clientes. Esta variable aumenta nuestras opciones de éxito. A pesar de todo esto, como para montar cualquier otro negocio es importante que hagas un estudio de viabilidad.

Ellos van a ayudarte en todos los pasos, por lo que no vas a poder tener plena decisión en muchos aspectos del negocio. Simplemente tienes que pensar si eso va con tu personalidad o con tu idea de negocio.

Comprar oro

Seguro que ya has oído hablar de esto en alguna ocasión y el procedimiento es muy sencillo a priori, consiste simplemente en comprar oro a un precio para venderlo más caro en el futuro. Hay dos formas de comprar oro:

  • Directa: se trata de comprar el oro en monedas o lingotes, osea, comprarlo de manera física. Para esto hay que tener cuidado ya que tenemos que invertir en mantenimiento y en seguridad. Piensa que si lo llevas a un banco para que te lo guarden, los costes pueden ser bastante elevados.
  • Indirecta: Aquí lo que compramos son certificados en depósitos de oro, inversiones en fondos que están especializados en oro o por ejemplo acciones en corporaciones que se dedican a la minería.

Para las personas que saben en qué momento es bueno comprar y en cual es mejor vender, puede llegar a ser un tipo de inversión bastante rentable. El oro es muy inestable, por lo que no es bueno si buscas una inversión a corto-medio plazo. Si no tienes prisa y te puedes permitir una inversión a largo es una buena opción, ya que las tendencias que se observan son de crecimiento y la demanda sigue creciendo. Es además fácil hacer esta inversión, no es necesario tener conocimientos financieros de ningún tipo.

Es muy complicado que el oro pierda valor, por lo que podemos considerarlo como una inversión segura. El valor del oro no lo regulan los gobiernos, depende estrictamente de la oferta y la demanda, y siempre esta última, suele ser mayor que la oferta.

También se puede vender fácilmente, por lo que podemos quitarnoslo de encima en cualquier momento que lo necesitemos.

Comprar plata

Es otra forma de invertir en metal, pero bastante distinta al oro, ya que este último se acumula, mientras que la plata se usa en la industria por lo que se va terminando y esto hace que su valor aumente. En estos momentos es baratos comprar plata, pero las estimaciones son de un aumento de precio bastante alto. En este momento se puede considerar una buena oportunidad para invertir.

La manera de invertir si que es parecida a la del oro, se puede comprar de manera física en barras o monedas y también se pueden adquirir de forma indirecta certificados de depósito o invertir en empresas que se dedican a la extracción.

Obras de arte y objetos de colección

Es una inversión en la que tenemos que apostar por obras de arte tanto de artistas ya reconocidos como de otros emergentes que se puedan revalorizar. No solamente el arte puede subir de precio, sino también otros objetos coleccionables como pueden ser las vitolas de los puros, monedas, sellos, etc.

Es posible que no consigas un comprador de inmediato en el momento que quieras venderlo, pero en ese caso también los puedes alquilar a galerías y museos que se dedican a su exposición.

Es una inversión relativamente fácil que te puede reportar beneficios a largo plazo. Hay que tener muy en cuenta que normalmente este tipo de objetos requieren de mantenimiento, que va a tener también un coste. Si los aseguras, también tendrás que pagar una alta cantidad.

Ten cuidado también con posibles estafas y falsificaciones.

Invertir en películas y/o obras de teatro

Es una inversión con alto riesgo ya que no sabemos cual va a funcionar de manera correcta, pero si damos con la acertada la rentabilidad puede ser altísima. Es una inversión a corto, ya que vamos a poner el dinero, se va a realizar el trabajo y en seguida veremos cómo ha funcionado en taquilla y podremos repartir beneficios.

Invertir dinero en vino

Hay muchas personas entendidas en el tema que recomiendan invertir en vino. Aunque lo más seguro es que no te hagas rico con una botella, vamos a ver algunas razones por las que puede ser recomendable este tipo de inversión:

  • El valor del vino sube cuando va pasando el tiempo.
  • Hay veces en las que el vino se estropea y no es apto para el consumo, pero aún así, la botella en sí puede tener un valor alto simplemente porque haya pocas unidades u otros motivos similares.
  • Cómo es un producto de consumo, se va agotando y este es otro motivo para que los precios suban.
  • Cuando aumenta la gente con poder adquisitivo suficiente para comprar botellas de alto precio, los valores del vino suben en consonancia.
  • Es difícil que este mercado se vea afectado por las crisis. Suele aguantar bien este tipo de embestidas.
  • No hay que tener unos conocimientos avanzados de economía.

Invierte en ti mismo

Si te formas en algo que te guste y tenga futuro, puedes obtener una alta rentabilidad, por eso queremos cerrar esta lista con esa inversión tan importante que eres tu mismo.

¿Conoces alguna otra forma de financiación?, te animamos a que la dejes en los comentarios y así podemos aumentar la lista. También si tienes alguna duda nos la puedes plantear y te responderemos lo antes posible.