Shazreen Othuman, un joven que vive en Petaling Jaya, Malasia, ha publicado en Facebook varias imágenes de un perro pintado de verde.

El perro lloraba y buscaba comida en una bolsa de plástico en los jardines de una zona residencial del barrio donde vive el joven. Estas imágenes del animal pintado de verde conmocionaron rápidamente a los malasios, que dieron a conocer la publicación y pidieron que se tomaran medidas para ayudar al animal.

«Quienquiera que haya hecho este gesto debe ser un enfermo mental. Es totalmente inhumano hacer estas cosas», escribió en su publicación.

La pintura es un elemento peligroso para las mascotas porque puede ser corrosiva y causar daño al animal, como quemaduras en la piel, hinchazón de los ojos o incluso quemaduras internas si se chupa la pintura.