Parece que hoy en día, todo el mundo habla de un estilo de vida minimalista. Desde pequeñas casas, hasta poseer menos cosas, pasando por minimizar la dependencia del dinero, un estilo de vida minimalista es muy atractivo para la gente que busca un cambio. ¿Pero qué pasa con el ahorro de dinero?. Parece que muchos asumen que si te vuelves minimalista, automáticamente ahorras toneladas de dinero. La realidad es que el ahorro y la presupuestación cambian. Hoy, quiero compartir contigo cómo ahorrar dinero como un minimalista.

Presupuestar hasta que ya no se pueda presupuestar

Presupuestar es la clave para ahorrar dinero, ¡No importa qué tipo de estilo de vida prefieras!. Planificar tus necesidades y tener una imagen clara en tu mente sobre el camino hacia el ahorro va a ser tu mejor aliado. Se trata de crear un presupuesto típico con foco en satisfacer tus necesidades:

  • Gastos de viaje (gasolina, taxi, autobús).
  • Alquiler/hipoteca.
  • Servicios públicos.
  • Víveres.
  • Indumentaria.
  • Atención sanitaria.
  • Artículos de aseo y cuidado del cuerpo.
  • Entretenimiento.
  • Ahorro.

La actitud minimalista es no usar más de lo que se necesita. Este presupuesto también puede ayudarte a encontrar la manera de minimizar tus gastos y aumentar tus ahorros.

Si decides montar en bicicleta para trasladarte, entonces evitas gastar en cualquier otra cosa que no sea la propia bicicleta y mantenimiento de la misma. Si tu renta o hipoteca constituye una gran parte de tu presupuesto, ¡Busca una casa pequeña!. Esto significa deshacerse de un montón de “cosas”, ya que el espacio es limitado (¡hola venta de segunda mano!). Incluso los gastos en alimentos pueden minimizarse cultivando hierbas y verduras, en lugar de comprarlas en la tienda.

Aquí es también donde puedes ver si tus metas de ahorro son realistas. Si no es así, puede ajustarlas. Puedes cambiar la forma en que gastas en otras categorías o ajustar tus ahorros para que coincidan con lo que es tu cuadro de gastos reales.

Documental sobre el minimalismo

Aquí tienes un documental genial sobre el minimalismo, está subtitulado en español, solo tienes que activar los subtitulos en la rueda de opciones de Youtube.

Apégate a tu presupuesto, o todo esto no tiene sentido

¿Cuántos de nosotros hemos creado un presupuesto y luego no lo hemos vuelto a ver?. Casi todo el mundo. No es tan fácil crear el presupuesto y si nos sentimos abrumados por él, es fácil no mirarlo de nuevo. La cruda realidad es… ¡debes seguirlo!. Reserva 15 minutos cada semana para mirarlo y asegurarte de que estás en la dirección correcta. Sí, de vez en cuando te equivocas. ¡Somos humanos! Pero cuanto más lo veamos, menos probable es que continúes cayendo en el mismo error. Puede ser muy fortalecedor después de un tiempo saber que tienes el control de tu situación económica.

Compra cosas que duren

Algunos artículos son buenos a corto plazo (comida, algo de ropa, etc.) y eso está bien. Pero otras cosas están destinadas a durar mucho tiempo. Enfócate en asegurarte de que estás comprando artículos que te durarán mucho tiempo. A veces esto significa que gastarás un poco más de lo que esperabas. La idea no es evitar gastar dinero y ser austero, sino más bien mirar el panorama en su totalidad. Si decides llenar tu sala de estar con muebles de plástico para césped sólo porque el precio es más barato, gastaras mas en reemplazarlo con el paso de los años. Invertir en muebles sólidos, que se adapten a tu espacio, significa que gastarás menos porque no tendrás que reemplazarlos. Calidad vs precio.

Compra lo que necesitas, no lo que deseas

Es fácil quedar atrapado en el cumplimiento de tus deseos de tener el último teléfono o el último coche. Mientras que un coche es una necesidad para algunos de nosotros, y un teléfono es una necesidad para todos, no tiene que ser el más caro y más nuevo gadget. Los mercadólogos se aprovechan de los deseos de la gente, incluso nos llevan por el camino de lo que ellos quieren que deseemos. Pero la actitud minimalista es centrarse en la necesidad más que en lo que queremos.

Reconozcamos también que lo que poseemos no define quiénes somos. Mientras que un estilo de ropa puede reflejar partes de nuestro ser, somos nosotros los que nos definimos a nosotros mismos y no el estilo de vestimenta.

El ahorro para el minimalista, y casi todos los demás, es una meta alcanzable. Muchos de nosotros estamos acostumbrados a no ahorrar y vivir al día, lo que puede ser un esfuerzo abrumador, mucho más que vivir en el mundo del ahorro una vez que nos hemos acostumbrado.