La prestación contributiva por desempleo se conoce de forma más habitual como “el paro”, y es una cantidad que el trabajador recibe cuando ha perdido su empleo de manera involuntaria. La cantidad que se perciba va a depender de las cotizaciones que se hayan realizado en el periodo en el que se haya estado trabajando.

¿Qué necesito para solicitar el paro?

Cómo te puedes imaginar, uno de los requisitos principales que hay que cumplir para poder cobrar la prestación contributiva es encontrarse en situación legal de desempleo, lo que quiere decir, haber finalizado el periodo laboral, siempre y cuando haya sido por alguno de los siguientes motivos:

  • Haber sido despedido, ya sea de manera procedente, improcedente o el despido haya sido colectivo o individual.
  • Que el contrato que se tenía firmado haya finalizado.
  • Haber entrado en una suspensión de empleo, circunstancia que puede darse por un ERE, la muerte del empresario o la incapacidad total del trabajador.

Cuando tenemos claro que estamos en esta situación legal, tenemos que cumplir con los siguientes requisitos:

  • Hay que estar afiliado a la Seguridad Social y en situación de alta o asimilada al alta.
  • Hay que tener tiempo para realizar una búsqueda activa de empleo y además hay que hacer un compromiso de actividad.
  • Es necesario estar dado de alta como demandante de empleo y estar en esa situación durante todo el tiempo que dure la prestación.
  • Hay que contar con al menos 360 días de cotizaciones en los seis años anteriores a esta situación legal de desempleo.
  • No contará con la edad prevista para jubilación.
  • No se puede estar percibiendo ninguna prestación que sea incompatible con el trabajo.

Documentación necesaria

En el momento en que vayamos a solicitar el paro, nos van a requerir la siguiente documentación:

  1. Un impreso con la solicitud de la prestación contributiva.
  2. Hay que presentar el Documento Nacional de Identidad (DNI), de la persona que solicite la prestación y de los hijos que estén en el impreso.
  3. El número de cuenta donde queremos recibir la prestación en el que el solicitante de la prestación tiene que ser titular.
  4. En algunos casos se va a exigir también el libro de familia u otros documentos en caso de extranjeros.
  5. Se van a pedir también los certificados de las empresas en las que haya trabajado la persona que solicita la prestación en los últimos seis meses. Es algo habitual en los últimos tiempos que las empresas manden esta documentación de manera directa al SEPE.

Hay algunos casos particulares, como por ejemplo cuando se ha impugnado un despido, en los que hay que presentar otra documentación. Puedes conocer más detalles sobre esto aquí.

En este enlace puedes obtener el impreso que necesitas para solicitar el paro:

Documento solicitud Prestación Contributiva

¿Cuanto dura el paro?

La duración se calcula según las cotizaciones que se hayan realizado en los últimos seis años. Lo que será computable serán esas cotizaciones que se hayan utilizado para percibir una prestación contributiva o asistencial con anterioridad.

Vamos a desglosar a continuación los días de prestación que se obtienen según cuantos días de cotización tenemos. Si has realizado un trabajo a tiempo parcial, cada día se contabiliza como uno completo, independientemente del tipo de jornada que se haya realizado.

  • De 360 a 539 días cotizados: 120 días de prestación.
  • De 540 a 719 días cotizados: 180 días de prestación.
  • De 720 a 899 días cotizados: 240 días de prestación.
  • De 900 a 1079 días cotizados: 300 días de prestación.
  • De 1080 a 1259 días cotizados: 360 días de prestación.
  • De 1260 a 1439 días cotizados: 420 días de prestación.
  • De 1440 a 1619 días cotizados: 480 días de prestación.
  • De 1620 a 1799 días cotizados: 540 días de prestación.
  • De 1800 a 1979 días cotizados: 600 días de prestación.
  • De 1980 a 2159 días cotizados: 660 días de prestación.
  • De 2160 en adelante: 720 días de prestación.

¿Cuanto voy a cobrar de paro en 2018?

Para saber cuánto vamos a cobrar de paro en el año 2018, tenemos que tener en cuenta las bases de cotización de los últimos 180 días. Con esto vamos a poder obtener la media de la base reguladora. Para este calculo no debemos tener en cuenta las horas extraordinarias.

Lo que vamos a recibir va a ser un 70% de los primeros 180 días de la base reguladora. Cuando llegamos al día 181 y en adelante pasa a ser del 50%.

Cuando ya se hayan realizado los cálculos, hay unos topes que no se pueden superar ni tampoco estar por debajo de los mínimos que se han establecido legalmente. En 2018 estos límites son:

Importe mínimo de la prestación contributiva:

  • Sin hijos: 501,98€.
  • Con hijos: 671,40€.

Importe máximo de la prestación contributiva:

  • Sin hijos: 1098,09€.
  • Un hijo: 1254,96€.
  • Dos hijos o más: 1411,83€.

La cuantía bruta que resulte va a cotizar a la Seguridad Social (4,7% de la base reguladora), y se le aplicará la deducción de IRPF en los casos ya previstos.

Calculadora de prestación

Si queremos calcular de una manera rápida con una herramienta online lo que vamos a percibir de prestación por desempleo, además del tiempo que va a durar la misma, podemos entrar al programa de cálculo del propio SEPE aquí:

Simuladores de prestaciones

Plazos para solicitar el paro

Desde que dejamos de trabajar, y entramos en situación de desempleo (recordemos que tiene que ser por causas ajenas a nuestra voluntad), tenemos quince días hábiles para hacer la solicitud.

Para presentarla tenemos varias formas:

  1. Ir físicamente a una Oficina de Empleo, para lo que vamos a necesitar cita previa.
  2. Usando la Sede Electrónica del SEPE.
  3. Se puede hacer también en las oficinas de registro o a través de un correo administrativo.

¿Qué pasa con el paro en autónomos?

Un trabajador autónomo puede percibir una prestación contributiva o paro, pero para ello tiene que cumplir los siguientes requisitos:

  1. Hay que estar de alta en alguno de los regímenes especiales para trabajadores autónomos.
  2. Tiene que cotizar y tener cubierta la protección de Accidentes de trabajos y enfermedades profesionales.
  3. Es necesario que tenga 12 meses antes de cotización.
  4. No puede tener la edad de jubilación.
  5. Tiene que estar al corriente de pago de las cuotas de la Seguridad Social.
  6. El haber dejado la actividad se tiene que deber a una causa ajena a su voluntad y tiene que estar disponible para incorporarse al mercado laboral.

Capitalización del paro o pago único

Esto se puede hacer cuando queremos emprender un negocio propio y consiste en que podemos pedir que nos entreguen en un único pago la cantidad completa que nos corresponda por la prestación y que normalmente se iba a dividir en mensualidades. Para que esto pueda ser efectivo, se tienen que dar las siguientes circunstancias:

  1. Se debe tener en primer lugar y como es lógico, derecho de percibir una prestación por desempleo.
  2. Hay que tener pendientes de recibir al menos 3 mensualidades.
  3. No se puede haber utilizado el pago único en los cuatro años anteriores a esta solicitud.
  4. Que el que está desempleado vaya a convertirse en autónomo.
  5. Que no se haya iniciado esa actividad antes de hacer la solicitud del pago de esta prestación.

Pago único en menores de 30 años

Si eres menor de 30 años puedes solicitar el pago único del paro si vas a destinar el total del importe a crear una sociedad mercantil en el plazo que marca la ley.

Derecho de opción

En los casos en los que la persona que se encuentra en situación de desempleo y esté cobrando la prestación se reincorpore al trabajo y siempre que la duración de este sea la misma o superior a 12 meses, el derecho a la prestación se renueva.

Esta persona que no agotó la prestación anterior puede elegir entre reanudar esa prestación que dejó a medias o acogerse a la nueva que ha generado con esas cotizaciones. Se dispone de un plazo de diez días desde el momento en que se reconoce la prestación. La solicitud hay que hacerla por escrito y si lo deseas puedes encontrar más información aquí.