Ahorrar dinero en la economía actual a veces puede parecer imposible. ¿Con frecuencia te encuentras con que ganas una buena cantidad pero no tienes suficiente a fin de mes?. Echar un vistazo a nuestros hábitos de gasto y reconocer cómo utilizamos nuestro dinero puede servir para reevaluar y cultivar una vida en la que sólo gastamos lo que es necesario.

Justificas la compra de cosas baratas

Creemos que estamos ahorrando dinero si optamos por las opciones más baratas, pero en realidad, la calidad dura más. Considerar las opciones más caras como una inversión en lugar de un gasto innecesario es una mejor forma de pensar, pero rara vez pensamos así porque en el momento más caro equivale a más dinero.

Gastar dinero en artículos que duran más en lugar de en artículos baratos que necesitan ser reemplazados más a menudo te ahorrará dinero a largo plazo.

Justificas la compra de artículos en oferta

Nos hacen creer que comprar cosas en oferta es ahorrar dinero. Si estás en un supermercado y lo que pretendes comprar está en oferta, entonces genial. Pero podemos caer en la trampa de pensar que estamos consiguiendo una ganga cuando en realidad nunca hubiéramos comprado ese artículo si no tuviera esa bajada de precio. Así que controla las compras innecesarias, no te dejes absorber por los artículos en oferta y justifiques comprarlos porque crees que estás ahorrando dinero, no lo estás haciendo.

Tu cuenta de ahorros es demasiado fácil de acceder

Es muy fácil hoy en día con la banca por Internet, tener acceso fácil a nuestros ahorros.

Por lo tanto, busca cuentas de ahorro que no sean tan accesibles y que no puedan vincularse a tu cuenta corriente. Esto te ayudará a pensar dos veces antes de transferir ese dinero.

No esperas 30 días antes de hacer grandes compras

Este es un buen truco si eres un comprador más impulsivo. La compra por impulso puede consumir nuestro dinero extremadamente rápido y podemos ser muy hábiles para justificarnos por qué necesitamos un artículo. Si es una compra grande entonces haz esta regla de 30 días antes de seguir adelante. Te sorprenderás de lo mucho que tu mente puede cambiar en este período y a menudo te darás cuenta de que probablemente no necesitas comprarlo o, mejor aún, encontrar una alternativa más barata entre tanto.

No te fijas metas realistas

Cuando nos fijamos la meta de ahorrar dinero, podemos tener un montón de grandes ideas sobre cómo hacerlo, pero la mayoría de las veces, aunque resulta bueno y productivo fijarse estos grandes objetivos, no es realista mantenerlos a largo plazo. Entonces, comienza la desmotivación. Así que, por ejemplo, en lugar de determinar la meta de no comer fuera de casa en el próximo mes, establece un objetivo más manejable de permitirte comer fuera de casa una vez a la semana en lugar de tus 2 o 3 veces cómo de costumbre.

Escribe listas de lo que necesitas antes de ir de compras (y ciñete a ellas)

Esto es similar a la compra por impulso, pero más cuando estamos comprando comida. Cuando tengas hambre, comprarás alrededor de un 20% más de comida que si tuvieras el estómago lleno. Ser consciente a propósito antes de salir de casa haciendo listas estrictas de lo que se necesita, reducirá más gastos de los que te imaginas. Investiga las recetas por adelantado y ciñete sólo a lo que has escrito. ¡Si no está en la lista, no llega al destino!.

Pierdes el tiempo buscando ofertas baratas

El énfasis aquí está en el tiempo. Pasamos mucho de nuestro tiempo investigando para encontrar las mejores ofertas y a menudo las mejores nos pasan de largo o se agotan. Piensa también en el tiempo como dinero, pensar demasiado y analizar demasiado puede hacerte perder dinero a pesar de creer que en última instancia lo estás ahorrando.

No tienes tiempo para limpiar tu casa

La limpieza de tu espacio vital es una de las mejores cosas que puedes hacer para ahorrar dinero. No sólo porque puedes vender muchos de tus viejos artículos y realmente hacer dinero, sino porque también transforma el espacio en tu mente. Una vez que te des cuenta de que no necesitas tantas posesiones para ser feliz, esto cambiará la forma en que piensas y te hará más consciente de los gastos innecesarios en el futuro.

Cultivar esta mentalidad es lo que te ahorrará más dinero a largo plazo y te ayudara a reevaluar lo que es importante para ti. Por lo tanto, adopta la conciencia de invertir tu dinero para crear una mejor manera de ahorrarlo.