Vamos a hablarte de la Renta Activa de Inserción (RAI), que son unas ayudas que están administradas por el SEPE y que se conceden en casos de carácter extraordinario para personas que se encuentre en situación de desempleo, mayores de 45 años y que hayan agotado tanto el paro como el resto de subsidios a los que tuvieran derecho.

RAI: ¿Qué es exactamente?

La RAI es una ayuda que se entrega a los parados mayores de 45 años que ya hayan agotado todas las prestaciones y subsidios a los que pudieran acogerse. Para poder acceder a esta ayuda extraordinaria hay que cumplir una serie de requisitos. Además, también pueden beneficiarse de esta ayuda:

  • Emigrantes retornados.
  • Personas que tenga una discapacidad mínima del 33%.
  • Víctimas de la violencia de género.

En este programa no solamente se conceden ayudas económicas para apoyar a estas personas en el periodo en el que están en esta situación, sino que también se llevan a cabo acciones para ayudar a la inserción laboral.

Hay unas ayudas que conceden las comunidades autónomas que se conocen como rentas de inserción y también de manera popular como salario social, en ningún caso hay que confundirlas con la Renta Activa de Inserción que es una ayuda estatal.

Requisitos necesarios para cobrar el RAI

En primer lugar, vamos a ver los requisitos generales que tienen que cumplir todas las personas que quieran acceder al cobro del RAI:

  • Ser menor de 65 años.
  • Estar inscrito en el paro como demandante de empleo y renovar esa demanda en las fechas requeridas.
  • No se pueden tener ingresos superiores al 75% del salario mínimo interprofesional.
  • No se puede haber percibido el RAI en los 365 días a la solicitud ni haberlo hecho en más de tres ocasiones.

Requisitos específicos

Existen también unos requisitos que son específicos para determinados colectivos, son los siguientes:

Parados de larga duración

  • Tener un mínimo de 45 años.
  • Se tiene que haber cobrado anteriormente el paro o el subsidio por desempleo.
  • No se puede tener derecho a el paro u otras prestaciones por desempleo como por ejemplo puede ser el subsidio o la Renta Agraria.
  • Hay que llevar un mínimo de 12 meses inscrito en la oficina de empleo como demandante.
  • Se tiene que acreditar estar realizando una búsqueda activa de empleo.

Víctimas de violencia de género o doméstica

  • Hay que aportar documentación que pueda acreditar la condición de víctima, por ejemplo la orden de protección, un informe del Ministerio Fiscal o la resolución judicial.
  • Se elimina la necesidad de ser parado de larga duración y de tener un mínimo de 45 años, también la de haber agotado las prestaciones por desempleo.

Emigrantes retornados

  • Hay que tener cumplidos al menos los 45 años de edad.
  • No tienen que ser parados de larga duración, pero si deben haber trabajado un mínimo de seis meses en el país extranjero de procedencia y haber vuelto a España doce meses antes de la tramitación de esta ayuda.

Discapacitados del 33% o más

  • Deben tener reconocido el grado de discapacidad o disponer de una pensión por invalidez.
  • Tienen que encontrarse en situación legal de desempleo y realizando una búsqueda activa de empleo.
  • Deben haber agotado el paro o el subsidio por desempleo y no tener derecho a otras prestaciones por este motivo.

¿Qué personas no pueden solicitar la RAI?

Hay algunos casos concretos en los que no se puede solicitar la Renta Activa de Inserción, son los siguientes:

  1. Las personas que estén en ingreso penitenciario cuando no puedan compatibilizar la ayuda con la realización de trabajos fuera de la prisión.
  2. Las personas que ya estén percibiendo una prestación o pensión económicos que sean incompatibles con el trabajo, como puede ser por ejemplo el caso de una incapacidad permanente.
  3. Las personas que reciban una ayuda por ser víctimas de violencia de género, ya que las mismas no pueden participar en programas destinados a encontrar empleo.

¿Cómo se solicita la Renta Activa de Inserción?

Se puede hacer de dos formas, la primera es acudiendo físicamente a las oficinas del SEPE y la segunda es hacerlo online a través de la Sede Electrónica.

Para acudir de manera presencial a las oficinas del SEPE hay que pedir cita previa, en el caso de querer hacerlo online, debes entrar a la Sede Electrónica, pero siempre y cuando dispongas del certificado digital, dni electrónico o un usuario cl@ve.

https://sede.sepe.gob.es/portalSedeEstaticos/flows/gestorContenidos?page=sv00A

Documentación necesaria

Evidentemente, para solicitar la RAI hay que rellenar el Modelo de Solicitud, pero además de eso hay que presentar la siguiente documentación:

  1. DNI o NIE de la personas que quiera solicitar la ayuda y el de sus hijos y cónyuge en caso de tenerlos.
  2. Justificante de ingresos del mes anterior a la solicitud.
  3. Si el solicitante tiene algún tipo de discapacidad tendrá que aportar también el Certificado de minusvalía.
  4. Certificado acreditante ser víctima de violencia de género del organismo que corresponda.
  5. Un documento en el que esté el número de cuenta en el que se quiera cobrar la ayuda.
  6. Certificado en el que se exponga el periodo sin interrupción que se lleva en situación de desempleo.
  7. Certificado de la Seguridad Social en el que venga reflejado que no se está percibiendo ninguna ayuda.
  8. Un certificado como el anterior de Asuntos Sociales, para comprobar que tampoco se reciben ayudas por esa vía.
  9. Declaración de la renta del año anterior a la solicitud.
  10. Si se es desempleado de larga duración o se tiene alguna discapacidad habrá que presentar también el formulario de búsqueda activa de empleo.

Aquí puedes descargar el modelo necesario para realizar la solicitud:

Programa Renta Activa de Inserción

Cuando dura y que dinero se percibe

Cómo ya hemos comentado anteriormente, con el RAI, los beneficiarios podrán contar con ayudas para la inserción laboral, y además de una aportación económica para apoyarle en este momento de un 80% del IPREM, que es el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples. En el año 2018 esta cantidad es de 430€ mensuales.

Cuando se está recibiendo esta ayuda el SEPE hace ingreso de las cotizaciones a la Seguridad Social por la asistencia sanitaria o protección de la familia por lo que se puede usar la sanidad pública española sin ningún tipo de problema.

El periodo máximo por el que se puede conceder la RAI es de 11 meses y se empieza a recibir a partir del día siguiente a presentar la solicitud. Si una persona está trabajando mientras percibe esta ayuda recibirá el 25% de la cantidad durante un máximo de 180 días.

Situaciones en las que se perdería la RAI

Hay algunas situaciones que si se presentan, provocarán la pérdida inmediata de la Renta Activa de Inversión, que son:

  • Incumplimiento del compromiso de actividad.
  • No acudir a sellar el paro en el momento en que fuera requerido.
  • Tener pensiones incompatibles de la Seguridad Social además de la RAI.
  • Trabajar durante un periodo de seis meses o superior.
  • Percibir una cantidad superior al 75% del salario mínimo interprofesional con la suma de los ingresos de la unidad familiar.
  • Acceder a la prestación por desempleo (paro), subsidio por desempleo o Renta Agraria.
  • Salir al extranjero a no ser que sea para hacer una entrevista laboral o para mejorar la formación y siempre por un periodo inferior a 6 meses.
  • Renunciar a la Renta Activa de Inserción.
  • Que se agote el plazo de duración de la RAI.

Acciones destinadas a la inserción laboral

Ya hemos visto que con esta ayuda, no solamente percibimos una cantidad económica sino que también entramos en un programa para fomentar la inserción laboral, vamos a ver las acciones que se llevan a cabo para conseguirlo:

Tutorías individualizadas

Al acceder a esta ayuda se tiene a disposición un asesor de empleo que ayuda de manera personalizada a la persona, y le dará la información necesaria para mejorar su situación laboral.

Itinerario de inserción laboral

Se realiza una entrevista con el asesor para poder tener una información clara de las necesidades del demandante y poder elaborar un plan para que consiga empleo. Además de esto el propio asesor se encargará de seleccionar las ofertas del SEPE que puedan ser interesantes y gestionarlas para el demandante.

También el SEPE, teniendo en cuenta que estamos ante una situación de carácter especial, dará prioridad a estos demandantes sobre otras personas para entrar a programas de formación profesional para que se puedan recualificar.