Si te contamos que existe un Ecommerce español que tiene más de 70.000 clientes en aproximadamente unos 100 países del mundo es probable que no te sorprendas, ya que estas historias son cada vez más habituales.

Si te decimos que las oficinas principales de ese Ecommerce están en un pequeño pueblo de Teruel, puede que te vayas sorprendiendo un poco más, pero lo que estoy seguro que te va a dejar realmente sorprendido, es que el dueño no tenía ni idea de como se encendía un ordenador en el momento en el que comenzó con el negocio y se dedicaba a sus labores en el campo.

Estamos hablando en concreto del caso de Ricardo Lop, hasta hace unos años agricultor y panadero en Castelserás, pueblo de poco más de 800 habitantes de Teruel.

Su golpe de suerte inicial, fue en el año 1998, cuando una caravana llegó a su pueblo para enseñarles en un curso, como se mandaban correos electrónicos, y el no se lo pensó, aunque nunca había utilizado un ordenador, decidió apuntarse para ver en qué consistía todo eso de internet que había oído en alguna tertulia.

Cuando se introdujo de lleno en el curso, fue descubriendo poco a poco en qué consistía el mundo de internet y si una cosa le estaba quedando clara según sus declaraciones en varios medios, es que podía usar esto como negocio, que podía venderle a clientes de todo el mundo con un solo clic.

Le pidió al profesor del curso que le montara una tienda online, y cuando este le dijo que de qué la iba a montar, el le respondió que todavía no lo sabia, solo quería tener la tienda y ya sabría de que iba a montarla más adelante.

Luego vino lo que él llama con cierta guasa “su estudio de mercado”, que consistió en ir a una armería que era de su hermano y escoger varios productos al azar entre los catálogos que allí utilizaban. Ahí fue cuando nació su tienda Aceros de hispania.

Los comienzos siempre son difíciles, y él mismo explica que al principio se puso un poco nervioso porque no entraba tráfico a su web, por lo que pensaba que se había equivocado de negocio, pero no se desanimó en ningún momento, y empezó a buscar soluciones al problema que tenia. Se dio cuenta de que necesitaba ponerse las pilas con el posicionamiento web (SEO) y así conseguir que su empresa fuera visible en Google para búsquedas relacionadas con su negocio.

Para que comprendas tu mismo en que consiste todo esto si todavía no lo sabes, puedes hacer la prueba de poner en Google “cuchillos” o “espadas” y ver en qué posición aparece Aceros de hispania para darte cuenta de por qué Ricardo Lop está vendiendo en internet.

La facturación sobrepasa con creces los 700.000 euros al año, y repetimos… desde un pueblo de 800 habitantes en Teruel y sin saber encender un ordenador.

¿Aún sigues pensando que no puedes?

Otra cosa que ha conseguido Ricardo para su pueblo, es enseñar a otros amigos suyos a montar sus negocios online, y muchos lo han hecho con éxito y están vendiendo también en la red, hasta tal punto de que hay varios negocios activos con buena facturación, que han convertido a Castelserás en un pequeño Sillicon Valley a la española.

Lo bueno de Ricardo Lop es verlo a el mismo contar su historia, es por eso que queremos dejarte unos vídeos suyos que seguro que te parecen muy interesantes, y ya sabes, no hay excusas.