El nombre completo de Mark Zuckerberg es Mark Elliot Zuckerberg y nació en 1984. Cómo prácticamente todo el mundo sabe, es un empresario que ha conseguido construir uno de los imperios empresariales más grandes del mundo partiendo de sus habilidades en el mundo de la programación. Es el actual presidente de la compañía que fundó, Facebook, y con 23 años consiguió convertirse en el multimillonario más joven de la lista Forbes.

Cómo te puedes imaginar, es una persona de la que se pueden extraer muy buenos consejos para la vida y para el mundo de la empresa, por eso vamos a empezar con un repaso a si biografía y después vamos a ver algunos consejos que podemos aprender de su historia para aplicarlo a la nuestra propia.

Mark proviene de una familia judía de clase media/alta, a la edad de 12 años, comenzó a programar y descubrió que era lo que más le gustaba en el mundo. Estuvo estudiando en Ardsley High School y también en la Phillips Exeter Academy para finalmente ingresar en Harvard en el año 2002. Estando en Harvard fue donde comenzó a gestarse Facebook en su habitación, junto con sus dos compañeros, y acabó viendo la luz dos años más tarde cuando Zuckerberg contaba con apenas 19 años.

El primer nombre que le pusieron a la red social fue “The Facebook” y el objetivo que tenían era conectar a los estudiantes de la propia universidad donde estaban estudiando. Este nombre y la propia forma en que funciona la red social se inspiró en unos boletines que las universidades entregan con datos sobre los alumnos para animar a que se conocieran entre ellos cuando estaban recién llegados.

Las cosas que se podían hacer en The Facebook estaban muy bien definidas, agregar amigos, y con esos propios amigos podías enviarte mensajes y compartir fotos. También existía la posibilidad de unirse a grupos. Los usuarios tenían que registrarse y a partir de ese momento disponían de un muro donde ellos y sus amigos podían escribir mensajes y compartir imágenes y regalos. Posteriormente agregaron una nueva funcionalidad llamada supermuro que permitía también incluir animaciones en flash.

Al principio todo era una prueba, una forma de medir sus habilidades como programadores y experimentar con el alcance que podía tener, pero pronto se dieron cuenta de que todo se podía desbordar. A dos semanas del lanzamiento, 2/3 de los estudiantes de Harvard ya se habían registrado en Facebook y cuando llegaron a las vacaciones de verano ya estaban dentro más de 30 universidades de Estados Unidos. Al darse cuenta de que lo estaba pasando, y coincidiendo con el final de las clases, Mark se mudó a Palo Alto donde montó su primera oficina. Al principio pensaba volver a los estudios cuando pasara el verano, pero el negocio no paraba de crecer y tenía que prestar atención constante, por lo que al final decidió quedarse y abandonar la universidad.

No paraban de adherirse otros centros educativos por todo el mundo hasta que finalmente decidieron abrirlo como una red social para el público general. En 2006 Facebook tenía ya 64 millones de usuarios en todo el mundo, pero sobre todo en países de habla inglesa, ya que al principio solo estaba disponible en este idioma. Fue en 2008 cuando empezaron a ampliar el catálogo de idiomas con el francés, alemán y español.

Al principio los grupos funcionaban de una forma muy diferente a como lo hacen ahora y se conseguía una gran difusión en ellos. Las personas que se unían a ellos podían ver en su muro todo lo que se compartía sobre esa temática y sirvieron para movilizar a gran cantidad de personas en distintos casos.

Fue en 2007 cuando la revista Forbes publicó como hace todos los años el ranking de las 25 personas más influyentes de internet, entre las que se encontraba Mark que acababa de vender por 256 millones de euros el 1,6% de la web a Microsoft. Solo tres meses después, metidos ya en el año 2008, entró al ranking de los 1.125 hombres más ricos del mundo que elabora la misma revista. El dato que más destaca, es que estaba en posición 785 pero sin embargo era el más joven de toda la lista.

En ese mismo momento las oficinas de Facebook contaban ya con 4 edificios en Palo Alto y daban trabajo de manera directa a más de 400 personas. Ya había intentado comprar la empresa otras compañias gigantes del sector como Viacom y Yahoo! y en ese momento ya tenían una facturación anual aproximada de 150 millones de dólares.

La mayor parte de los ingresos de la compañía venían del acuerdo publicitario que tenían con Microsoft y estaban creciendo a un ritmo tres veces mayor que su máximo competidor que en ese momento era MySpace, propiedad de News Corp de Rupert Murdoch. En ese momento en el que todo crecía como la espuma y prácticamente solo llegaban buenas noticias, recibió un pleito por parte de tres compañeros de universidad que aseguraban que les había robado la idea.

A pesar de las grandes cantidades de dinero que maneja, siempre ha sido bastante austero, viste la misma ropa a diario, ya que dice que no tiene diferentes modelos, sino que todas sus camisetas y pantalones son iguales, asegura que vive en un pequeño apartamento que tiene hasta el colchón en el suelo y si que se preocupa mucho por cuestiones filantrópicas. En 2010 se unió a la iniciativa The Giving Pledge, algo así como La promesa de dar, iniciativa llevada a cabo por otros multimillonarios, Bill Gates y Warren Buffet, en la que pretenden que grandes fortunas donen la mitad de su capital.

En ese año empezó a subir en todos los sentidos a un ritmo vertiginoso. En ese momento ya estimaba Forbes que su fortuna rondaba los 6.900 millones de dólares y entró en la posición 35 de la lista, por delante por ejemplo del mismísimo Steve Jobs, fue nombrado persona del año por la revista Time y se lanzó una película biográfica de su vida que se llamó “La red social” que tuvo 8 nominaciones a los oscars de los que se llevó 3.

En 2012 se produjo su salida a bolsa, con una oferta de acciones 18.000 millones de dólares que se agotaron rápidamente, dejando una valoración de la compañía de 100.000 millones. Justo una semana después de la salida a bolsa se casó en su casa de Palo Alto con Priscilla Chan, con la que llevaba saliendo desde que era estudiante en Harvard. Fue padre de Max en 2015 y desde ese año se han dedicado de forma muy activa a muchos proyectos relacionados con la investigación, desarrollo, y educación a través de Chan Zuckerberg Initiative (CZI).

¿Qué diez cosas podemos aprender de Mark Zuckerberg?

Lo hemos resumido en 10, aunque seguro que podrían ser muchas más, vamos a ello:

  1. Enfócate en tus objetivos y orientate al consumidor. Lo que siempre ha pretendido Facebook es conseguir un mundo que estuviera más conectado. No van nada mal en sus intenciones ya que solo hace 10 años que lanzaron la red social y ya aúnan a una quinta parte de la tierra. Tienen claro que ese es su objetivo y para llegar a el destinan todos sus actos, sus decisiones directivas, inversiones, etc.
  2. Se tu mismo, se original. Está claro por sus apariciones públicas que Mark Zuckerberg no hace ningún esfuerzo por gustar a los demás o por parecer un líder, simplemente es el mismo, se viste como se siente cómodo y no piensa demasiado en la opinión de los demás.
  3. Humildad ante todo. Son muchas las historias que se oyen sobre los comienzos de Mark como CEO, de que no sabía tratar a las personas, que tenía mal carácter y que despidió a muchas personas. Con el tiempo tuvo incluso que tomar clases para darse cuenta de que con la humildad se llega mucho más lejos que con la arrogancia.
  4. Primero hay que crear usuarios y después convertirlos en clientes. La mayoría de las empresas de internet tardan mucho tiempo en llegar a ser rentables y esa es precisamente la clave de todo, hay que seguir trabajando pase lo que pase y ser pacientes. Al principio hay que crear una buena base de usuarios y cuando se tenga eso se puede pensar en como monetizarlos.
  5. Tienes que creer en tu proyecto. Tienes que ser el primero que crea en lo que está haciendo. En el año 2006 Yahoo quiso comprar Facebook a Zuckerberg por 1.000 millones de dólares, a lo que Mark dijo no. Es difícil tomar esas decisiones que solo son posibles si crees realmente en ti y lo que haces.
  6. Asume tus fallos. Es difícil aceptar los fallos de uno mismo, sobre todo cuando eres un joven que ha conseguido crear y dirigir una empresa multimillonaria y que te ha convertido en un poco arrogante. A pesar de eso todas las personas tienen fracasos y Mark también los tuvo, incluso algunos de ellos los ha nombrado públicamente.
  7. No todo puede ser perfecto. Hay varios carteles con letras gigantes en las oficinas de Facebook, uno de ellos dice “Mejor hecho que perfecto” Done is better than perfect. Hay que mantenerse actualizado, seguir haciendo cosas constantemente y ser dinámicos, en la tecnología hay que sacar productos muy rápidamente aunque no estén todo lo bien que queríamos, ya que si no podemos caer en el error de no sacarlos nunca.
  8. Hay que convertirse experto en el mercado que te interese, ver las oportunidades y tomar riesgos. El ejemplo lo tienes en el propio Facebook que ha realizado operaciones muy satisfactorias como la adquisición de Instagram y WhatsApp. El coste fue elevado pero han consolidado su marca y han ampliado aún más sus mercados. Otras cosas no han salido tan bien, pero ellos mismos dicen que “El mayor riesgos es no tomar riesgos”.
  9. Intenta tener un buen mentor. Una persona que quiere sacar un negocio adelante tiene que aprender de los demás, y sobre todo de personas que han pasado por lo mismo que ellos deben pasar para llegar al éxito. Zuckerberg eligió bastante bien al suyo, fue Steve Jobs del que escribió en el momento de su muerte “Gracias por haber sido un mentor y un amigo, gracias por demostrar que lo que uno construye puede cambiar el mundo. Te extrañaré”.
  10. Deja huella. Si te fijas en Mark, no solo quiere formar parte de la historia como un multimillonario, una persona de éxito, sino que también quiere hacer cosas buenas para la sociedad. Dona dinero a causas benéficas en grandes cantidades y ayuda a lanzar startups educativas. Además está promoviendo una iniciativa para llevar internet con satélites y drones a todo el mundo.