Para muchas personas que se quieren iniciar en el mundo laboral por cuenta ajena, o que ya lo han hecho pero tienen rachas intermitentes de ingresos, uno de los problemas principales es tener que afrontar una cuota fija de autónomos. Es por esto que acabamos de hablar, que muchas personas quieren saber si se puede facturar sin ser autónomo y es la pregunta que vamos a responder en este artículo.

En qué momento podemos facturar sin ser autónomos

En primer lugar decirte que sí, que es posible facturar sin ser autónomo, pero es cierto que se tienen que dar estas dos situaciones a la vez para poder hacerlo:

  • No realizar esta actividad de manera habitual.
  • Que la cantidad que ingresemos sea inferior al salario mínimo interprofesional que en el momento de escribir este articulo es de 825,65€ mensuales.

El problema es que el concepto de habitualmente queda abierto a interpretaciones para la Seguridad Social, pero la teoría dice que se pueden realizar este tipo de actividades sin necesidad de darse de alta como autónomo en el caso de que no sea una forma de vida, sino algo que se realiza de manera ocasional y complementario a otra actividad.

La conclusión, es que si no sueles emitir facturas de manera habitual y el importe que ganas al mes es inferior al salario mínimo interprofesional, puedes hacer facturas sin necesidad de darte de alta como autónomo. Ahora bien, si las facturas las haces cada mes aunque el importe sea pequeño, la actividad ya pasa a ser considerada como habitual y ahí si que pueden surgir problemas.

Cómo podemos facturar sin ser autónomos

Lo primero es que hay que estar dado de alta en Hacienda, en el Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores. Esto se hace para que Hacienda pueda llevar un control de tus ingresos.

Para esto hay que rellenar el modelo 036 de Hacienda y enviarlo aquí. Además de eso tienes que cumplir con las mismas obligaciones fiscales que cualquier autónomo, como pueden ser presentar los trimestres, los resúmenes anuales, liquidar el IVA y el IRPF.

Que peligros existen al facturar sin ser autónomo

Cómo ya te podrás imaginar, el principal peligro que es el que más asusta a todo el mundo son las multas. En el caso de que no cumplas con lo que se requiere para poder facturar sin ser autónomo puedes recibir sanciones que seguramente te van a costar mucho más caras que si te hubieras dado de alta desde el principio.

Una de las sanciones más habituales que se pueden imponer es tener que pagar las mensualidades desde que te diste de alta en Hacienda con un recargo del 20%. Si te pasa esto, no van a cobrarte reducciones como la tarifa plana, sino que la sanción sería en base al precio normal de la cuota.

Preguntas frecuentes

  • ¿Hay que darse de alta como autónomo si se tienen pérdidas?: Siempre que trabajes de forma habitual, tienes que estar dado de alta como autónomo, aunque tengas perdidas.
  • ¿Hay que retener el IVA y el IRPF a todo el mundo?: El IRPF solo hay que añadirlo a la factura y se retiene cuando se ofrece el servicio a la empresa. Si la factura es para un particular, lo único que tienes que hacer es añadirle el 21% de IVA.
  • ¿Me puedo dar de alta como autónomo si estoy trabajando por cuenta ajena?: Si el trabajo que haces fuera del trabajo es habitual si, tienes que darte de alta. Lo bueno es que en ese caso pagarás menos cuota, porque en tu trabajo ya estás aportando a la Seguridad Social.